Era una tarde de primavera todas la flores crecían, soplaba el viento cálido , salia ese fuerte olor del prado , y yo como siempre me sentaba en el banco que había en ese hermoso campo. Alguien estaba ahí, pero era raro porque yo siempre iba nunca había ni llegaba nadie , y esa persona me saludo yo le salude , me dijo su nombre yo le dije el mio... y así seguíamos conociéndonos cada segundo , cada minuto, cada hora, cada día, cada semana, cada mes. Una tarde del mes de diciembre él me llevo a un hermoso lugar donde podía sentir el viento más helado, ese viento que nuca había sentido,subimos a una especie de columpios donde parecía que estaba volando. Cuando ya habíamos llegado a la cima ya nos teníamos que bajar. Yo baje pero me caí. Ese día para mi fue increíble y inolvidable porque en el momento que me caí recupere la vista, pude ver por primera ves los árboles , la nieve, a las personas ... y al amor de mi vida, que era él , esa persona que había conocido por casualidad y que se enamoró de mi aun sabiendo que era ciega.
Puntuación: 0,00/10
Votos recibidos: 0
Puntos recibidos: 0
Debes estar registrado para poder votar. Registrarse o Login


Fecha de publicación

Mes: Febrero | Año: 2017
Premios

Esta publicación no ha obtenido ningún premio.
Comentarios
No hay comentarios.
Añadir comentario
Debes estar registrado para añadir comentarios. Registrarse o Login